Presentación > Historia > Prehistoria > España >

La metalurgia del hierro en España

     Hacia el año 1000 a.C. comienza a difundirse por toda Europa la metalurgia del hierro. En la península se instalan las colonias de los fenicios, griegos, cartagineses y romanos, y aparecen las primeras referencias históricas a los asuntos de la región. Se crean, en esta época, dos ámbitos diferenciados: uno al norte y en el centro, dominado por los pueblos indoeuropeos y los íberos; y otro al sur, en contacto con los pueblos mediterráneos.

     La metalurgia del hierro comenzó en la región de Armenia a comienzos del 2º milenio. Hasta el 1200 a.C. La producción de hierro era muy pequeña, pero la técnica se difunde gracias a los pueblos del mar, y de esta manera llega a la península ibérica. La época de la Edad de Hierro se dividirá en dos etapas: la cultura de Hallstatt y la cultura de La Tène.

La cultura de Hallstatt o Hierro I (725-450 a.C.)

     La cultura de HallstattPronunciado /halstat/ con hache aspirada es la continuadora la de los campos de urnas, aunque en su contacto con los pueblos del mar se introducen ritos orientales como la tumba de carro, y se recupera el rito de la inhumación. Entre los restos de esta cultura aparecen objetos procedentes del comercio con griegos y etruscos.

     En esta cultura son característicos los poblados fortificados, con murallas de grandes dimensiones. Las sociedades son guerreras, y están fuertemente jerarquizadas, en la que domina la relación tribal, y con el poder político en manos de reyes; que al final del periodo controlarán varias ciudades, creando auténticos reinos. La economía es fundamentalmente agrícola y ganadera. Utilizan el torno de alfarero. Sus relaciones comerciales con los colonizadores son muy intensas. En su actividad industrial destaca la fabricación de armas, en la que por primera vez se diseña una espada para ser utilizada desde el carro.

La cultura de La Tène o Hierro II (450 a.C. hasta la época romana)

     La TènePronunciado /tené/ es la cultura de mayor difusión en Europa. Incluye el norte de Inglaterra, la ribera sur del Báltico y todo centro Europa. Los pueblos que la componen son los primeros de los que hay referencias históricas: son los celtas.

     Su hábitat continúa siendo fortificado, pero aparecen indicios de una organización urbanística de tipo ortogonal, de influencia griega. Su desarrollo económico se ve estimulado por las relaciones comerciales con griegos, fenicios, cartagineses y romanos, para lo que acuñan moneda desde el siglo III a.C. No obstante, sigue siendo una cultura agrícola en la que hay nuevos inventos: como el arado mecánico y la guadaña. También se desarrolla la ganadería, en la que aparece la estabulación invernal del ganado. El perfeccionamiento técnico de esta agricultura es tal que sufre muy pocos cambios hasta el siglo XVIII.

     En los enterramientos subsisten las dos tradiciones: incineración e inhumación. En las tumbas de varones se encontrarán armas y en la de las mujeres adornos.

     Su organización política es muy compleja. Tienden a la ciudad estado, gobernada por un rey. Pero esta ciudad extiende su influencia a un territorio más o menos amplio. Las ciudades suelen ser centros comerciales, en los que se encuentran con los colonizadores.

     La cultura de La Tène se verá frenada por la expansión del Imperio romano.
 

Volver
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español


Tweet