Presentación > Historia > Edad Moderna > Siglo XVIII >

El pensamiento en la Europa del siglo XVIII

     El pensamiento del siglo XVIII está dominado por las ideas que divulga la Ilustración a través de la Enciclopedia, que publicarán Diderot y D’Alembert entre 1751 y 1772, y donde se destacan los argumentos racionalistas de Descartes, ConcillacPronunciado /concilac/, VoltairePronunciado /volter/, MontesquieuPronunciado /motesquié/ o Turgot. También es de la época del pensamiento positivista de Comte y Hume.

     Pero la ideología política y filosófica que dominaba en el momento, y la más extendida oficialmente en todos los países, era el absolutismo monárquico, cuyos máximos representantes son HobbesPronunciado /hobs/ con hache aspirada y BossuetPronunciado /bosuá/. A este criterio se le contrapone el sistema parlamentario inglés, cuyo ideólogo más importante es LockePronunciado /loc/. El despotismo ilustrado es la ideología dominante dentro del absolutismo monárquico. Tanto en España como en Francia, los dos grandes países absolutistas, sus reyes son déspotas ilustrados. Estos monarcas gobiernan en favor del pueblo, teniendo en cuenta su máxima todo para el pueblo, pero sin el pueblo. Sus decisiones de gobierno impulsan la industrialización y la modernización de su país, es la época en la que se construyen las reales fábricas. También tienen preocupaciones sociales, y tratan de mejorar las condiciones de vida del pueblo. En aquel tiempo la burguesía era parte del tercer estado, del pueblo que no tenía privilegios.

     En las cuestiones económicas la ideología dominante era la de los fisiócratas, que afirmaban que la riqueza de un país estaba en la agricultura, en la naturaleza. QuesnayPronunciado /quesné/ y Turgot son sus más destacados representantes.
 

Volver
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español


Tweet