Presentación > Historia > Edad Contemporánea > Asia y África > Asia >

Asia suroriental

     El Asia suroriental está controlada, colonialmente, por alemanes, franceses, ingleses, holandeses y portugueses. Todo el país está bajo dominio colonial, excepto Siam (Tailandia). El colonialismo termina con el régimen feudal de las sociedades surasiátias, y fomenta el nacionalismo separatista de corte occidental, idionacionalismo. Las reivindicaciones de este nacionalismo son las mismas que las de Europa liberal en el siglo XIX: una democracia liberal. Para esto se mitifica la historia y se cultiva la diferencia. En 1896 se da una revolución nacionalista en filipinas en contra del Imperio español, que termina en Luzón en 1898, con la ayuda de EE UU y la cesión de la soberanía a la nueva potencia.

     En las colonias del final del XIX y comienzos del XX se desarrolla el proletariado agrícola, y se destruyen las formas tradicionales de economía. Estos países terminarán siendo países subdesarrollados.

     En Siam se mantiene el despotismo ilustrado de estilo meijí, que permite la industrialización y hacer negocios con todos los países del mundo. Esta actitud le libra del colonialismo.

     En todas las colonias arraigan fuertemente las ideologías occidentales: nacionalismo, liberalismo y socialismo. Sin embargo, las libertades de las democracias europeas no se daban en estos territorios. Hay una cierta tendencia al desprestigio de la democracia liberal y al marxismo-leninismo. La lengua y el sentimiento religioso se utilizan como medio de afirmación nacional, así como la mitificación de la historia. El budismo y el islamismo son armas ideológicas en manos de la aristocracia. A comienzos del siglo XX el nacionalismo pasa a ser popular. Los partidos nacionalistas siguen siendo burgueses, pero hay una burguesía indígena que les sostiene y que se identifica con los valores tradicionales populares, un pueblo que está perdiendo rápidamente sus señas de identidad.

     La primera guerra mundial agudiza las contradicciones coloniales en estos países. Se organizan huelgas, el socialismo crece como reacción al colonialismo y a la nueva sociedad burguesa indígena. Nace, también, un proletariado industrial. El crac y la crisis del 29 afecta rápidamente a las colonias, que tienen una economía dependiente del mercado internacional, y se radicalizan las posturas, tanto nacionalistas como socialistas. En el año 1930 se generalizan las revueltas y las huelgas por todo el Asia. En Vietnam la lucha por la independencia la capitalizan los comunistas, así como en Birmania, Filipinas o Malasia donde intentan dar un golpe de Estado en 1930. La crisis se resuelve, por parte de todas las metrópolis, con una mezcla de paternalismo y de represión armada.

     En Siam el crac del 29 favoreció una revolución liberal nacionalista. Por medio de un golpe de Estado en 1932 se derroca al emperador y se impone una república liberal. En 1938 triunfa el nacionalismo tai y cambia el nombre de Siam por el de Tailandia.

     En 1940 estalla la guerra en el Pacífico. Los japoneses fueron recibidos como liberadores del poder colonial, por todos salvo por los comunistas, que organizan la resistencia antijaponesa. Pero al poco tiempo la burguesía nacionalista se da cuenta de que los japoneses son una potencia colonial como las europeas, y con un poder más absoluto. El Asia oriental se encuentra con un nuevo poder colonial, y organiza la resistencia armada. Las funciones administrativas y la industria habían pasado de manos europeas a manos indígenas, aunque con los japoneses su poder de decisión fuese muy pequeño. Ellos querían el poder económico y el político. Los nacionalistas y los comunistas lucharan juntos en una guerra de guerrillas contra los japoneses, en todo el Asia.

     Al finalizar la guerra comienza el proceso de independencia, en principio con una clara tendencia socialista, ya que ellos habían llevado el peso de la lucha contra Japón. Ante esta tendencia socialista los nacionalistas se aliaron con las antiguas fuerzas coloniales para controlar la economía y la Administración. La lucha popular se convertirá en una guerra civil contra el invasor y el terrateniente burgués.
 

Volver
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español


Tweet