Índice
Geografía regional

¿Cuántos continentes y océanos hay?

    Esta pregunta, que a mí no se me hubiese ocurrido contestar, es una de las más frecuentemente en mi correo electrónico; y es que la cuestión no es tan fácil como parece. En algunas enciclopedias se afirma cosas como que Australia es el continente más pequeño. Aunque Australia tenga la mayor parte de las tierras emergidas de Oceanía no es un continente, el continente es Oceanía.

    En la antigüedad clásica se establecieron tres continentes: Europa, África y Asia. Con el descubrimiento de América y la primera vuelta al mundo, y por consiguiente su conocimiento geográfico, hubo que añadir otros dos continentes, América, el descubierto por Colón y Oceanía, el continente del océano, ya que por más viajes que se hicieron por la zona en busca del continente austral (el famoso capitán Cook) no se pudo encontrar. Estos son los cinco continentes clásicos, y los que siempre se nombran ya que están todos habitados.

    No olvidemos que un continente, a fuer de un espacio geográfico, es una realidad humana. Al fin y al cabo una división del mundo implica una visión del mundo.

    En la segunda década del siglo XIX se descubre la Antártida, un continente helado, que no está habitado y cuya conquista no se produce hasta principios del siglo XX. Este es un continente desde el punto de vista geográfico, pero al no estar habitado no se le suele mencionar (en mi opinión erróneamente). Para la mayor parte de la población, hasta antes de la segunda guerra mundial la Antártida era un misterio.

    Los geógrafos anglosajones, y por contagio los de EE UU, dividen América en dos continentes, América del Norte y América del Sur, con lo que ellos suman siete continentes. La mayoría de las personas que me preguntan sobre cuántos continentes hay son hispanos que han sido educados en la tradición clásica de los cinco/seis continentes, que se han ido a vivir a EE UU y que a sus hijos les enseñan que hay siete continentes; claro, no les cuadra.

    Con los océanos, al igual que en los continentes, los geógrafos anglosajones y los europeos hacemos divisiones diferentes. Tradicionalmente los geógrafos europeos consideramos cinco océanos: Atlántico, Pacífico, Índico, Glacial Ártico y Glacial Antártico; sin embargo sólo hay consenso en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. El Ártico es demasiado pequeño y se puede considerar un mar por lo cerrado que está. También hay quien considera que el Atlántico, el Pacífico y el Índico llegan hasta la Antártida y suprimen el Antártico, pero tanto Ártico como Antártico son océanos tradicionales.

    Los geógrafos anglosajones dividen el Atlántico y el Pacífico en norte y sur (Atlántico Norte, Atlántico Sur, Pacífico Norte y Pacífico Sur), y suelen suprimir el océano glacial Antártico.

    A diferencia de lo que pasó con los continentes en la antigüedad clásica no existían. En tiempos de Colón se llamaba al Atlántico del mar Océano. Sólo son la exploración del mundo y el descubrimiento de las grandes masas de agua se descubrieron otras masas de agua tan grandes, y mayores que del mar Océano. Hubo, pues, que cambiar la nombre, por el de Atlántico y aparecieron los océanos.

    En la antigüedad se hablaba de los siete mares. Existe dos versiones sobre cuáles son esos siete mares. En nuestra civilización occidental cristiana lo de los siete mares es una cita bíblica, y se refiere a los siete mares que rodeaban la vieja Jerusalén: Mediterráneo, Caspio, Rojo, Negro, Muerto, golfo Pérsico y mar de Galilea.

    Sin embargo, el término «Siete Mares» también se refiere a los mares conocidos por los musulmanes antes del siglo XV, que eran: el mar Mediterráneo, el mar Rojo, el mar del África del Este, el mar del África del Oeste, el mar de China, el Golfo Pérsico y el océano Indico.

    Los hermanos Vivaldi, de Génova, navegaron a través del estrecho de Gibraltar (1421), con la finalidad de alcanzar la India, con lo que marcaron el inicio de la era de los descubrimientos. En el siglo XV, época del renacimiento de las ciencias, esos descubrimientos avanzaron al igual que las exploraciones marinas. Uno de los impulsores de las rutas marítimas fue Enrique el Navegante (1394-1460), quien fundó en Sagres un observatorio y una escuela náutica, recopiló todos los conocimientos geográficos y marítimos de su tiempo, trazó mapas y construyó aparatos de navegación.

    Con la idea compartida por algunos navegantes de que debía existir un camino más corto hacia la India, Cristóbal Colón solicitó el consentimiento de la corona española para realizar ese viaje. Los reyes aceptaron, otorgándole una flota de tres carabelas con las que salió del Puerto de Palos y llegó a descubrir el Nuevo Mundo: América. En su segunda travesía llevaba 14 carabelas y tres barcos de carga, 1.200 hombres y gran cantidad de animales domésticos.

    Desde que, en 1513, Vasco Núñez de Balboa descubrió el océano Pacífico aunque no lo dio a conocer en toda su magnitud, lo llamó Mar del Sur, los marinos buscaban el camino para llegar a él. Este camino fue descubierto en 1520 por un navegante portugués al servicio de España, Fernando de Magallanes, a quien, por órdenes del emperador Carlos V, se le había equipado con cinco barcos y provisiones para dos años a fin de que realizara su empresa.

    La hazaña de Magallanes, que habría de concluir Juan Sebastián El Cano, a través de los mares desconocidos resulta asombrosa hoy en día no obstante los adelantos en la navegación, pues se dio la vuelta al mundo en un viaje que duró casi tres años y en el que se recorrió más de 85 mil kilómetros.

 Índice
Geografía regional
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español

Tweet