Presentación > Ciencias Sociales > Economía > Política económica >

El sector primario

     Tradicionalmente, la economía se viene dividiendo es tres sectores de actividad: el primario, que obtiene las materias prima, el secundario que se dedica a la transformación de las materias primas, y el terciario que se dedica a los servicios.

     Las actividades más representativas del sector primario son: la agricultura, la ganadería, la pesca, la minería y la silvicultura.

     Hasta la revolución industrial este fue el sector más desarrollado, el que creaba más riqueza y el que empleaba más fuerza de trabajo, los métodos de producción necesitaban mucha mano de obra. En general, se trataba de una agricultura de subsistencia, en la que se consumía todo lo que se producía. La minería era un sector importante que alimentaba las herrerías, y estas ofrecían sus productos a los campesinos.

     La revolución industrial y la aplicación a las tareas del campo de máquinas redujo la necesidad de tanta fuerza de trabajo. También permitió el incremento de la productividad, con lo que se acumularon grandes capitales gracias al aumento de los beneficios. Los capitales, la fuerza de trabajo y las mercancías excedentes se invirtieron en la industria, lo que permitió el desarrollo del sector secundario.

     La industria proporciona insumos, que son empleados en la agricultura, la minería y todo el sector primario, en un proceso de retroalimentación.

     El segundo aumento de la productividad en la agricultura y ganadería fue la revolución verde. La revolución verde es un proceso en el que se emplean, masivamente, los avances científicos y tecnológicos que se producen en la industria, aplicados a la agricultura, y que se desarrolla principalmente tras la segunda guerra mundial. Utilización de semillas VAR (variedad de alto rendimiento), pesticidas, selección de especies, etc. Cada vez es más importante la investigación en ingeniería genética de las especies alimenticias. Pero, también, es importante la investigación de los recursos más productivos autóctonos, la agricultura biológica, que pretende utilizar el menor número de insumos posible, aprovechando la capacidad de la naturaleza para producir. También en el ganado ha entrado la revolución verde, con la administración de hormonas y la selección genética.

     La revolución verde permite una mayor reducción de la mano de obra empleada en las tareas agrícolas y un aumento de la productividad de la tierra, lo que genera un exceso de trabajadores, los cuales deben ocuparse en otros sectores, o acaban en el paro. Además, gracias a este incremento de la productividad los precios unitarios de los productos agrícolas descienden.

     En los países desarrollados esta agricultura necesita ayudas a la inversión, para renovar el equipo y adecuar el tamaño de las explotaciones a las nuevas necesidades productivas.

     Los países desarrollados son autosuficientes en los productos básicos de su dieta y sólo acuden a los bienes del Tercer Mundo cuando son artículos de lujo, o netamente más baratos.

     El GATT es el organismo que vela por la libre competencia y el libre comercio internacional. La Ronda Uruguay del GATT celebrada en 1994 permite la liberalización del comercio de los productos agrícolas. Como el comercio de estos productos está en manos de los países desarrollados son estos los más favorecidos por la liberalización. El 1 de enero de 1995 fue sustituido por la OMC (Organización Mundial del Comercio).

     En los países desarrollados el sector primario ocupa cada vez a menos población activa y tiene un peso menor en el PIB, pero en los subdesarrollados aún tiene mucha importancia, tanto desde el punto de vista económico como en lo que a ocupación de la población se refiere. En España el sector emplea a una media del 10% de la población activa, aproximadamente.

Volver


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español

Tweet