Presentación > Arte > Siglo XIX > Simbolismo >

La escuela de Pont-Aven y los nabís

     Desde 1873 la villa de Pont-Aven es frecuentada por los alumnos de la Escuela de Bellas Artes de París. En 1886 llega Gauguín y en 1888 se instala un grupo de pintores dispuestos a seguir sus enseñanzas al margen de la Academia. Participan en la exposición del Café Volpini en 1889. Ese mismo año, Gauguín marcha para Tahití y el grupo se desvanece.

     Sus obras se caracterizan por el uso libre del color, pueden pintar la hierba roja si así lo sienten. El color se aplica en grandes manchas y con tintas planas. Utilizan el cloisonismo, técnica que consiste en encerrar los colores planos por gruesas líneas negras, a la manera de las vidrieras medievales y las estampas japonesas. El resultado es una obra altamente decorativa. En esta forma de pintar ha influido mucho el conocimiento del arte primitivo y las estampas japonesas. Existe una voluntad de sintetizar las formas. Son una síntesis entre el estilo impresionista y el simbolista por lo que pueden ser considerados simbolistas, por su espíritu.

     Entre los pintores más destacados de Pont-Aven están EmilePronunciado /emil/ Bernard: Bretones bailando en la pradera, Charles Laval: Autorretrato, Jacob Isaac Meyer HaanPronunciado /méyer han/ con hache aspirada: Bretonas tejiendo cáñamo, Paul Serusier: Naturaleza muerta con escalera, Claude-Emile SchuffeneckerPronunciado /cold emil schúfeneker/: Los acantilados de ConcarneauPronunciado /concarnó/, Cuno Amiet, Louis AnquetinPronunciado /luis anquetín/ y Roderico O’ConnorPronunciado /ocónor/.

     Los nabís son seguidores de las ideas estéticas de la escuela de Pont-Aven, pero no pertenecen a la Academia, o son desertores. Nabís significa profetas, en hebreo. Intentaron que el impresionismo se acercase al simbolismo, por lo que se les puede considerar simbolistas. Su concepción estética es fundamentalmente decorativa, por lo que lo que se plasma en el cuadro es un juego de sensaciones, más que una construcción intelectual. Utilizan colores planos, con un gran sentido estético. Tienen una libertad absoluta a la hora de utilizar el color y las composiciones. Usaron todo tipo de materiales en sus cuadros, pintura, cola, cartón, etc., para diferenciar texturas, pero sin llegar al colage. Proyectaron vidrieras y usaron litografías y grabados para expresarse. Decoraron teatros, portadas de libros, revistas y cualquier cosa que les solicitasen, trabajando por encargo. Esto implicó, por un lado que sus obras fuesen ampliamente conocidas y por otro que no fuesen únicas, sino que se imprimían y repetían, dando a la obra de arte una nueva dimensión. La obra de arte deja de ser única. A pesar de ello no crearon escuela.

     Entre los nabís destacan pintores como Pierre Bonnard: Retrato de Nathanson y la señora Bonnard, Edouard VuillardPronunciado /eduard vuilard/: Autorretrato, Maurice DenisPronunciado /morís denís/: Paisaje con árboles verdes, Félix VallotonPronunciado /valotón/: La lectora, Ker Xavier RousselPronunciado /rusel/: Montones junto al mar, Henri-Gabriel Ibels, y Paul RansonPronunciado /pol ransón/. También pueden considerarse nabís los tres grandes simbolistas, Moreau, Redon y Chavannes.

Volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español

Tweet