Presentación > Arte > Renacimiento >

La arquitectura renacentista en Europa

     El Renacimiento arquitectónico apenas cuajó en Europa hasta el siglo XVI. Sólo encontramos algunos detalles que se enmarcan dentro de construcciones plenamente góticas. Sin embargo, sí que se comienzan a hacer otro tipo de edificios civiles, con un concepto alejado del gótico.

     Si el nuevo estilo llega a Europa es gracias a los artistas italianos que son contratados por las potencias emergentes, y sobre todo por España. En todas partes, cada artista intentó hacer una interpretación personal, según la tradición local, de los nuevos conceptos. En el siglo XVI la Iglesia tomo como modelo la estética renacentista, lo que ayudó a su difusión. En general, el Renacimiento entró en las regiones que tenían una clase rica, Iglesia, monarquía, nobleza o burguesía.

     Uno de los elementos que ayudó a difundir los nuevos conceptos artísticos fue la imprenta, que permitió el grabado de las principales obras y por lo tanto la difusión de su imagen.

     Francia es el primer país que acoge con entusiasmo el estilo renacentista. Aquí destacan los castillos señoriales, que se convierten en centros culturales de primer orden. Reúnen en torno a sí a los más importantes artistas italianos y franceses. Los arquitectos franceses más importantes son, en buena medida italianos, tras las campañas militares en Lombardía. Destacan Doménico de Cortona: castillo de Boils, y Girolano della Robbia. Sobresale la escuela de FontainebleauPronunciado /fontenebló/, en la que trabajan Giovanni RossoPronunciado /guiovani roso/, Francesco PrimaticcioPronunciado /franchesco primaticchio/, NiccoloPronunciado /níccolo/ della Abate y Sebastiano Serlio. Entre los franceses destacan Giles LebretonPronunciado /gilés lebretón/: castillo de Fontainebleau, Pierre ChambigesPronunciado /pier shambigs/: castillo de San Germán, Pierre Lescot: reconstrucción del LouvrePronunciado /lubre/, Philibert DelormePronunciado /filibert delorm/: tumba de Francisco I en San DenisPronunciado /denís/ y las Tullerías, Héctor Sohier: cabecera de San Pedro de Caen.

     En Alemania las formas góticas se confunden con las renacentistas, como sucede en Núremberg o en el castillo de HeidelbergPronunciado con hache aspirada /héidelberg/. Destacan arquitectos como JacobPronunciado /yácob/ Bahr: palacio de Brieg, Wilhelm VermukkenPronunciado /vílhelm vermuken/ con hache aspirada: pórtico del Ayuntamiento de Colonia, Hans Lampe y Baltasar KircherPronunciado /kírcher/: lonja de los Paños en BrunswickPronunciado /brúnsvic/.

     En Inglaterra persiste el gótico, los estilos tudor e isabelino, hasta finales del siglo XVI. El arquitecto más destacado del período es John ThorpePronunciado /yon zorp/ que construye grandes mansiones campestres, como el castillo de LongfordPronunciado /lóngford/.

     En los Países Bajos también continúa la tradición gótica, pero se traduce a Vitrubio y se crea un tipo de construcción de ladrillo y piedra. El arquitecto más destacado es Cornelis de Vriendt: Ayuntamiento de La Haya, palacio municipal de Amberes.

     Portugal es parte de la corona española. Aquí está vigente el estilo manuelino. Destacan Juan y Diego de Castillo: Santa María de Belem, claustro de Alcobaça, y Filipo Terzi, con un estilo herreriano: San Vicente de Lisboa, La Gracia de Évora.

Volver


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español

Tweet