Presentación > Arte > Creadores >

Miró

     JoanPronunciado / Miró es uno de los surrealistas con más personalidad, y más genial. Es uno de los pocos que no sigue la servidumbre figurativa de Dalí. Tiene en la niñez su fuente de inspiración, pero no es nada fácil pintar como un niño después de toda una educación y un aprendizaje para pintar como un adulto. La educación, la vida social y el conocimiento del arte, que va encaminado a dejar la niñez y su espontaneidad irrepetible, pesan como losas. Volver a pintar como lo haría un niño es todo un ejercicio consciente de recuperación de los valores infantiles y de liberación de las convenciones sociales, una de las aspiraciones surrealistas.

     Joan Miró nació en 1893 en Barcelona, aunque pasó su infancia en MontroigPronunciado /montroch/, Tarragona. A los catorce años ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona. Sus inicios en el arte no fueron muy halagüeños. Tuvo que ser por una enfermedad, el tifus, cuando descubriera su potencial artístico, su dominio del color.

     Miró busca intensamente un medio de expresión que le aleje del arte burgués y el gusto modernista que se vive en Barcelona en la época. Organiza su primera exposición en 1918. Sus cuadros recuerdan al fovismo: El tejar, Paisaje con asno, La masía, La rodera, La iglesia y el pueblo.

     En 1919 se traslada a París, conoce a Picasso y asume las soluciones cubistas: Autorretrato. Sus cuadros son cada vez más espontáneamente sencillos en sus trazos. Sin embargo, comienza a frecuentar al grupo surrealista. En 1921 expone en París y entra a formar parte del grupo dadaísta. Estos opinan que todo el mundo debía ser cambiado del modo más drástico posible. Conoce las teorías de FreudPronunciado /froid/ y se «afilia» a sus concepciones. Pinta La masía, que le compra HemingwayPronunciado /hémingüey/ con hache aspirada, y La masovera.

     En 1924 pinta Tierra labrada y El carnaval de Arlequín, lo que supone una ruptura definitiva con la realidad visible. Este es el año de la aparición del primer manifiesto surrealista. También se encarga de la decoración de las figuraciones para la representación de Romeo y Julieta por los Ballets rusos de Diaguilev, y de los figurines para el ballet Juego de niños para el Ballet de Montecarlo. En 1930 expone en Nueva York, la capital del arte se está comenzando a desplazar allí. En 1937 expone con Picasso en el pabellón de España en París: Segador catalán.

     Las figuras de Miró se vuelven cada vez más sintéticas, como las haría un niño. Surge, así, el arte más personal de Miró, un adulto que quiere recuperar la infancia. Sus cuadros se llenan de color, líneas y trazos. Busca las relaciones entre los objetos que pinta en el cuadro, en sus composiciones, en una búsqueda del cuadro como objeto artístico que le acerca a la abstracción. Progresivamente pierde la forma concreta y las referencias a la realidad. En sus cuadros predominan las líneas y las manchas de colores puros y semipuros: rojos, azules, amarillos, verdes, negros y blancos. Con ellos llena sus cuadros. Los fondos son planos y amplios. Su obra está llena de poesía. Nos ofrece un mundo irreal de colores y formas, muy lejos de las visiones concretas de los demás surrealistas. Para ello, Miró utiliza símbolos conocidos, esquematizados, que se yuxtaponen en la tela de manera aparentemente gratuita.

     Durante la segunda guerra mundial vuelve a España huyendo de los nazis, donde pinta la serie de Constelaciones. Ahora es un pintor reconocido en todo el mundo, sobre todo en Estados Unidos, a donde no viajará hasta 1947.

     En 1950 realiza una pintura mural para la Universidad de HarvardPronunciado /hárvard/ con hache aspirada, los murales serán una constante en su obra. En 1958 realiza para la UNESCO el mural Noche y día, de su sede en París, realizados en cerámica, por el que recibe el premio GuggenheimPronunciado /gúguenheim/ con hache aspirada. También trabaja en los murales del aeropuerto de Barcelona, mural de cerámica para el Museo Guggenheim de Nueva York y el mural del Hotel Plaza en Cincinatti. En Cataluña se convierte en un ídolo nacional y se le encargan numerosos carteles para diversos eventos, 75 aniversario de Fútbol Club Barcelona, aparición del diario Avui.

     En 1956 se instala en Mallorca y comienza a dedicarse a la cerámica y la litografía. Su obra de cerámica y escultórica es ingente. Presenta las mismas formas y colores que su pintura.

     De su obra cabe destacar: El campesino, El pueblo de Montroig, Desnudo de pie, Paisaje catalán, Maternidad, Perro que ladra a la luna, Interior holandés II, La corrida, Figura cabeza abajo, Mujer y pájaro, Personajes de noche, El bello pájaro descifra lo desconocido a una pareja de enamorados, Naturaleza muerta con zapato viejo, Mano agarrando a un pájaro, La estatua, Personaje lanzando una piedra, Mujeres y pájaro al claro de luna, Noche y día (mural para la UNESCO), la serie de Constelaciones.

     Sus cuadros tienen una extraordinaria calidad estética, no tienen argumento narrativo ni formas naíf. Miró es un genio del arte que no se limita a la pintura. Cultiva, también, la escultura, la cerámica y las artes menores, llevando su universo a una dificultad nada infantil. Muere en 1983.

Volver


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español

Tweet